BUSCADOR

martes, 15 de noviembre de 2011

Videos impresionantes del terremoto en Van

Una imagen de esperanza: los equipos de rescate turcos recuperan a un bebé de entre las ruinas del terremoto
Últimamente no dispongo de mucho de tiempo para publicar en el blog, pero quería dedicar unas líneas a la desgracia que ha ocurrido en las últimas tres semanas en la provincia de Van, al sureste de Turquía. Pecisamente esta madrugada Van volvió a sufrir otra fuerte réplica de 5,2 grados de magnitud, menos de una semana después de que otra réplica de 5,6 derribara 25 edificios en la capital provincial y matara a otras 40 personas, incluyendo dos periodistas y un voluntario de un equipo de rescate japonés que se encontraban en el interior de un hotel que se vino abajo con el temblor.

Los que conocemos Turquía sabemos que en muchas zonas del país hay que acostumbrarse a convivir con los temblores. Pero por increíble que parezca, van tres grandes terremotos en menos de un mes en la misma provincia, desde el gran seísmo de 7,2 grados del pasado 23 de octubre. Eso pone a prueba a cualquiera. Esperemos que todo esto sirva para evitar en lo posible que tragedias como esta vuelvan a repetirse. Para lo que sí ha servido desde luego es para generar una ola de solidaridad sin precedentes. Os recuerdo que podéis hacer un donativo (por pequeño que sea) a la Media Luna Roja Turca (Türk Kızılayı) en cualquiera de las cuentas que aparecen en este enlace: VAN EARTHQUAKE (está en inglés).

Me ha pa parecido interesante publicar algunos de los videos que más me han impresionado de esta tragedia que he seguido muy de cerca (entre otras cosas porque mi esposa tiene familia en la zona, aunque afortunadamente todos están bien). Creo que a vosotros os dejarán tan sobrecogidos como a mí.


El primer video fue de los primeros que se dió a conocer, y resulta escalofriante porque es la vivencia en vivo y en directo de alguien que está en su despacho mientras ve cómo absolutamente todo a su alrededor se tambaléa. Puedo imaginarme la angustia de este hombre pensando si en algún momento el edificio va a venirse abajo con él dentro y van a ser sus últimos momentos de vida...



El segundo video corresponde a la fuerte réplica de la semana pasada que derribó dos hoteles y un edificio de apartamentos que aún quedaban ocupados. En total se vinieron abajo unos 25 edificios, pero afortunadamente la mayor parte de ellos ya habían sido evacuados tras el primer seísmo. El video es largo, filmado a través de las cámaras de tráfico de la ciudad de Van, pero resulta escalofriante porque entre otras cosas muestra el momento en el que el Hotel Bayram se derrumba por completo sepultando a todos sus ocupantes, y se aprecia como algunos de los que se encontraban en la recepción tratan de salir corriendo despavoridos en el momento en que todo el edificio se les viene encima...



El último lo descubrí ayer mismo, y aunque más corto no resulta menos impresionante. Corresponde también a las imágenes de una cámara de seguridad y muestran de qué forma tembló la tierra en el primer terremoto de 7,2 grados de finales de octubre. Se hace perfectamente visible cómo todo se tambalea e incluso la gente encuentra dificultades para mantenerse en pie. Es breve, pero sobrecogedor...



Desde aquí, un recuerdo a todas las víctimas del terremoto en Van.

Pablo Gómez

© 2011 www.turquialapuertahaciaoriente.com - Todos los derechos reservados

sábado, 5 de noviembre de 2011

Un poco de historia sobre el Gran Bazar

Entrada oeste al Gran Bazar | Fuente: CC
Pablo Gómez

El Gran Bazar o "Kapalıçarşı" (palabra que en turco significa "mercado cubierto") de Estambul es uno de los mayores y más antiguos mercados cubiertos del mundo. Ubicado en pleno centro de la península histórica de Estambul, este intrincado conjunto cubierto formado por unas 60 calles, 16 patios y cerca de 4.000 tiendas es desde hace siglos el corazón de la vieja Estambul y no sólo en un sentido geográfico. Abarca una superficie de 45.000 metros cuadrados y cada día trabajan en él 20.000 personas que venden unos 13.000 artículos diferentes. Posee cuatro grandes entradas situadas en los extremos de las dos principales avenidas que lo atraviesan, y que se cruzan cerca de la esquina suroeste del complejo.

Este inmenso mercado recibe a diario entre un cuarto y medio millón de visitantes según la época del año, y en él se pueden encontrar productos y servicios de todo tipo: desde cafeterías, restaurantes, bancos, oficinas de cambio, correos e incluso enfermería, hasta negocios más tradicionales -y por los que el Gran Bazar es famoso- como los de venta de joyería, orfebrería, alfombras, especias, artesanía o antigüedades, por citar los más conocidos. Posee además cuatro fuentes, dos hamam (baños turcos) y otras dos mezquitas.

En el centro del Bazar se ubica el "Cevahir Bedesten" o "Mercado de las Joyas", la zona donde hace siglos se encontraban los productos más apreciados y antiguos, y aún pueden encontrarse hoy día: muebles, artesanía en cobre, armas, iconos, pipas de agua, relojes, monedas u orfebrería en oro y plata, por mencionar algunos. De hecho muchas de las tiendas en el Gran Bazar están agrupadas según el tipo de productos que venden; antiguamente durante los tiempos del Imperio Otomano los comerciantes estaban también asociados por gremios que enseñaban el oficio a los nuevos aprendices, una organización que terminó en 1923 con la proclamación de la República.

Un poco de Historia

Antes de la llegada de los otomanos, en tiempos bizantinos ya existía en la antigua Constantinopla un pequeño mercado que con el tiempo constituiría el núcleo del Gran Bazar, el llamado "Cevahir Bedesten" o "Bedesten antiguo" (el "bedesten" era un edificio cubierto con propósitos comerciales, muy utilizado por los otomanos y heredero de la antigua basílica romana).

Tras la conquista otomana de la ciudad en 1453 por parte del sultán Mehmet II, éste inició una serie de obras en la nueva capital de su imperio entre las que incluyó la construcción de barios mercados cubiertos (bedesten), en un principio dedicados principalmente al comercio de telas y seda pero que posteriormente comenzaron a vender todo tipo de objetos de valor. Dos años después de la toma de Constantinopla, en 1455, se iniciaron las obras de un nuevo bedesten llamado "Sandal Bedesteni", situado unos metros al sureste del antiguo Cevahir Bedesten y dedicado inicialmente a la venta de seda y otros tejidos. Los trabajos concluyeron en 1461, fecha que es considerada como la de la fundación del Gran Bazar de Estambul.

Otros sultanes posteriores como Solimán el Magnífico, Mehmet IV o Mustafá II fueron ampliando sucesivamente las instalaciones en torno a estos dos núcleos originales, a medida que la actividad y el número de productos y servicios que se ofrecían iban aumentando, pero también como consecuencia de incendios, terremotos u otros sucesos que hicieron necesario llevar a cabo distintas obras de reparación o renovación. Según un inventario realizado en 1880, el Gran Bazar incluía por entonces 2 bedesten, 4.399 tiendas, 2.195 habitaciones, 1 hamam (baño turco), 1 mezquita, 12 cámaras de seguridad (para objetos de valor), 10 centros de oración, 2 fuentes, 1 manantial, 16 abrevaderos, 8 pozos para la extinción de incendios, 24 posadas y 1 escuela.

Tras el gran terremoto que sufrió la ciudad en 1894 el Gran Bazar sufrió graves daños que hicieron preciso que se llevasen a cabo grandes obras de reconstrucción y restauración, que acabaron dándole prácticamente su actual aspecto; concluídas las obras cuatro años después, en 1898, los trabajos de restauración dejaron fuera del Bazar varias calles: Sarnıçlı Han, Paçavracı Han, Alipaşa Cami Han, Yolgeçen Han, la calle Tığcılar, la calle Örücüler, y la avenida Çadırcılar. En 1954 de nuevo el Bazar volvió a sufrir una catástrofe tras ser destruido parcialmente por un incendio, y tuvo que ser reconstruido en unos trabajos que duraron cinco años. Todas estas sucesivas reparaciones, restauraciones y reconstrucciones pueden verse claramente reflejadas hoy día en el Gran Bazar, un lugar que además de un gran atractivo para los turistas sigue siendo actualmente un gran centro de negocios y compra-venta de bienes para los estambulitas.

Ahora que ya sabemos algunos datos y conocemos algo más de la historia de este emblemático lugar, es hora de adentraros en él con un poco más de conocimiento en nuestra próxima visita a Estambul y dejarnos perder durante varias horas por sus innumerables e intrincadas calles. Pero antes un consejo: desconfiemos de las recomendaciones que se encuentran en algunas guías sobre dónde comer o comprar; la mayoría de las veces la información estará desfasada y simplemente se repetirá en sucesivas ediciones, cuando no sea simplemente errónea, y podemos llevarnos un buen chasco además de una desagradable sorpresa para nuestro bolsillo.

No olvidemos que el Gran Bazar es ante todo un gran centro comercial lleno de historia, pero también un importante centro de atracción turística: lo mejor es adentrarnos en él con la curiosidad de un niño y explorar por nuestra cuenta, pero siempre asegurándonos bien del precio antes de adquirir nada y no dejándonos llevar por la insistencia de los vendedores... Aquí el milenario arte del regateo es casi una obligación.

Cómo llegar:

El Gran Bazar se ubica entre las mezquitas de Beyazit II y Nuru Osmaniye, podemos acceder por cualquiera de las puertas principales ubicadas en ambos extremos. Para llegar hasta allí podemos tomar la línea de tranvía T1 y bajarnos en la parada de Beyazit- Kapalıçarşı o también en Çemberlitas (junto a la Columna de Constantino).

También podemos llegar andando en unos 15 minutos desde la Plaza de Sultanahmet (donde se encuentran Santa Sofía y la Mezquita Azul), subiendo a lo largo de la calle Diva Yolu.

Horario de apertura:

De lunes a sábado, de 9:00 a 19:00 horas. Cierra los domingos.


© 2011 www.turquialapuertahaciaoriente.com - Todos los derechos reservados

martes, 30 de agosto de 2011

Turquía: el final de toda una época

El general Necdet Özel, Jefe del Estado Mayor, saluda al Presidente de la República

Pablo Gómez

Turquía ha sido testigo en las últimas semanas de pequeños pero revolucionarios cambios que han transformado por completo el balance de poder entre civiles y militares, y que han abierto el camino a la democratización de sus fuerzas armadas.

Que las relaciones entre el poder civil y el militar en Turquía están cambiando es un hecho ya incontestable, y que ese balance de fuerzas está tendiendo hacia la democratización de instituciones fuertemente arraigadas desde la fundación de la República como el ejército, también se hace cada día más evidente.

A la imagen que dejaba a principios de mes el primer ministro turco, presidiendo por primera vez en solitario la reunión del Consejo Supremo Militar de Turquía (YAŞ) -habitualmente copresidido por el jefe del Estado Mayor-, se sumaba pocos días antes (a finales de julio) la dimisión en bloque de toda la cúpula mayor de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK), un gesto sin precedentes que además de evidenciar el malestar de la "vieja guardia" del ejército turco con la creciente imposición de las instituciones del poder civil -incluido el judicial- sobre el militar.

La dimisión de los cuatro grandes generales de las TSK escenificaba lo que parecía más bien una rabieta pero también la impotencia de un poder militar (Turquía tiene el segundo mayor ejército de la OTAN, sólo superado por Estados Unidos) que ha visto cómo se ha acabado la época en que impunemente ponía y quitaba gobiernos a su antojo o directamente se rebelaba en golpes de estado, de los que Turquía tristemente ha conocido varios a lo largo de su historia. A ello hay que añadir las investigaciones aún en marcha sobre varias tramas golpistas o pseudo-golpistas en las que los militares aparecían relacionados con organizaciones criminales o con elementos ultra-nacionalistas, un complejo entramado cuya existencia no supone una novedad para el pueblo turco -que durante años llamó a esas oscuras relaciones el "Estado Profundo"- pero sí el que un gobierno elegido democráticamente las haya sacado por primera vez a la luz, poniendo nombres y apellidos a sus miembros, llevándolos ante la justicia, y juzgándolos en tribunales no militares.

Aunque algunas personas y en especial ciertos medios afines al kemalismo más recalcitrante insistan en la teoría de la conspiración y en la idea de que el gobierno de Erdoğan lo que busca es poder someter a los militares -a los que muchos consideran como los "guardianes" del estado laico en Turquía-, lo cierto es que la evidencia de las pruebas es abrumadora, que Turquía se acerca cada vez más a los estándares de una democracia occidental, y que el apoyo a la acción del gobierno se plasma con cada nueva mayoría que consigue el partido AKP en las urnas, donde el recurso al miedo mediante aquella pretendida "iranización" que supuestamente quería imponer Erdoğan en Turquía hace tiempo que quedó desfasado, cuando no descalificado por los mismos hechos tras casi una década de gobierno del AKP.

Otro de esos pequeños momentos históricos que quizás por su aparente normalidad pueden haber pasado desapercibidos para el gran público, pero que en Turquía han supuesto toda una revolución, se producía precisamente el martes cuando el recién nombrado Jefe del Estado Mayor, el general Necdet Özel, ofrecía sus saludos y felicitaciones al jefe del Estado, el presidente de la República Abdullah Gül, con ocasión del Día de la Victoria (Zafer Bayramı, en turco), que conmemora la batalla final (30 de agosto de 1922) en la que Turquía ganó su independencia de las potencias europeas tras la derrota del Imperio Otomano en la I Guerra Mundial, y que curiosamente este año coincidió con el inicio de las celebraciones por el fin del mes sagrado del Ramadán, dando todo un doble significado a la jornada.

La escena, en la que el general Özel aparecía saludando respetuosamente al presidente turco, tuvo una especial importancia porque esta es la primera ocasión en la historia de Turquía en la que es el Presidente de la República -máximo representante del poder civil y democrático- el que recibe esos saludos y felicitaciones; hasta ahora, cada 30 de agosto era el Jefe del Estado Mayor quien recibía los saludos tanto del Presidente como del resto de autoridades. La imagen de este año refuerza el papel del presidente turco -en tanto que es el jefe del Estado- como "comandante en jefe" del ejército, tal y como establece la constitución, y por tanto de la preponderancia del poder civil sobre el militar.

Adiós al e-memorándum del ejército

Pero los pequeños aunque importantes cambios "revolucionarios" de las últimas semanas no se han quedado ahí. El Estado Mayor suprimía el lunes de su página web oficial un comunicado emitido el 27 de abril de 2007, conocido popularmente como el "e-memorándum".

El documento, que dicho así puede decir poco, quizás revele toda su importancia si se menciona que desató lo que en Turquía es conocido popularmente como el "golpe virtual". En ese comunicado oficial el ejército hablaba de la designación de Abdullah Gül como nuevo Presidente de la República porque su esposa se cubría la cabeza con el tradicional pañuelo islámico, algo que nunca había ocurrido y que los sectores más estrictamente laicos consideraban como todo un desafío a la rigurosa tradición laica del país euroasiático. Además de oponerse a la elección de Gül como presidente, la cúpula militar hacía toda una serie de demandas al gobierno que mucho recordaban al llamado "golpe post-moderno", que en 1998 acabó con el gobierno de coalición de la primera ministra Tansu Çiller y Necmettin Erbakan cuando los militares amenazaron con sacar los tanques a la calle sin el gobierno no dimitía en bloque.

La diferencia entre lo que ocurrió en 1998 y lo que pasó en 2007 fue que en esta ocasión el gobierno encabezado por Erdoğan -que por entonces aún cumplía su primer mandato tras su victoria electoral en 2002- rechazó el documento y las exigencias del ejército argumentando que los ciudadanos habían hablado en las urnas. No obstante, y por si quedaba alguna duda, el gobierno turco convocó poco después elecciones anticipadas, y en julio de 2007 el partido de Erdoğan no sólo renovaba su victoria sino que además se hacía con la mayoría absoluta, acallando las voces dentro y fuera del ejército que argumentaban que iba en contra de los deseos de una mayoría de ciudadanos turcos. Poco después el nuevo parlamento elegía a Abdullah Gül como nuevo presidente, ya sin tantas polémicas ni manifiestos.


Puedes leer más en Hispanatolia

© 2011 www.turquialapuertahaciaoriente.com - Todos los derechos reservados

martes, 2 de agosto de 2011

Turquía comenzó a celebrar el Ramadán

Mezquita Azul durante el Ramadán | Fuente: Hispanatolia
Pablo Gómez

El lunes 1 de agosto marcó el inicio del mes sagrado del Ramadán para millones de fieles musulmanes en todo el mundo y también para muchas personas en Turquía, un mes que implica no sólo ayuno sino también numerosas celebraciones y actos culturales, especialmente en una gran ciudad como Estambul.
 
Durante 30 días aquellos que quieran cumplir con los preceptos del Islam deberán ayunar entre la salida y la puesta del sol, levantándose un poco antes del amanecer para el "Sahur", la comida de la mañana, y practicando el ayuno ("Oruç") durante el día hasta que la oración de la tarde marque la puesta del sol y el inicio del "İftar", la cena de ruptura del ayuno diario. Pero el Ramadán (o "Ramazan", como se dice en turco) es mucho más que ayunar: implica una reflexión personal e interna, y todo musulmán practicante sabe que durante estos días no debe cometer malas acciones, ya sea de pensamiento, con la palabra, o con actos.

Ya se sea practicante o no, la llegada del Ramadán en Turquía marca una época especialmente bonita que merece la pena conocer y en la que la visita a Turquía tiene algunos alicientes extra. En una gran ciudad como Estambul, esto significa multitud de actos culturales, además de la instalación de grandes carpas donde se puede disfrutar en comunidad del "Iftar" en compañía de vecinos y otros ciudadanos. En la ciudad prácticamente cada distrito organiza sus propias carpas y actividades en las principales plazas.

Este año sin embargo parece que el ayuntamiento metropolitano de Estambul apuesta por comidas en la calle más reducidas pero que impliquen a los barrios, donde sean los propios vecinos quienes puedan llevar sus mesas y su comida para compartir con los demás, como marca la tradición de estas fiestas.

"La gente reuniéndose en las calles, mezclándose con sus vecinos, todo el mundo trayendo sus mesas y colocándolas frente a sus casas... Eso podría funcionar bien", declaraba recientemente el alcalde de la ciudad, Kadir Topbaş, anunciando sus planes para distribuir más los actos con motivo del Ramadán en lugar de centralizarlos en unas pocas plazas.

El distrito estambulita de Beykoz, en el lado asiático de la metrópolis, fue uno de los primeros en sentar la tradición de organizar grandes carpas públicas con motivo del Ramadán; sin embargo este año ha anunciado que optará por distribuir vales de ayuda para unas 8.000 familias necesitadas. Beyoğlu, otro céntrico distrito de Estambul situado en la parte europea que también solía emplazar carpas en lugares céntricos como Beykoz, también se ha sumado a los planes para organizar actividades y comidas más pequeñas, en las que tengan más participación los barrios y los propios vecinos.

Estambul acogerá también durante el mes del Ramadán numerosas actividades, incluyendo conciertos, obras de teatro, y otros actos culturales repartidos por toda la ciudad. Sultanahmet, Feshane o Beyazıt serán como siempre escenario de muchas de ellas, pero en toda la urbe podremos disfrutar de eventos tales como marionetas, pantomimas, conciertos de música clásica turca o sufí, o actuaciones de derviches, por citar algunos.

Este año el Ramadán abarca casi todo el mes de agosto, concluyendo el día 30 y dando inicio a la fiesta del fin del Ramadán, conocida en Turquía como "Şeker Bayramı" o "Fiesta del Azúcar" por la tradición de regalar dulces a los niños, y que este año durará tres días.

 



© 2011 www.turquialapuertahaciaoriente.com - Todos los derechos reservados

Etiquetas

Abdullah Gül accidente Adana Afganistán Ağrı Ahmet Davutoğlu Akın Özçer AKP Alemania alevismo Ali Ağca Alianza de Civilizaciones Anatolia Ankara Antakya Antalya Ararat Armenia arqueología Aşk-ı Memnu Atatürk Barcelona Bizancio blog Bodrum Bósforo Bosnia Brasil Bursa Çanakkale Capadocia Chile Chipre CHP cine circasianos clima cocina turca Constitución cristianos cultura David Cameron Davos Demre Deniz Baykal deportes Diyarbakır economía Éfeso Egemen Bağış Egipto ejército turco Elazığ elecciones Erdoğan Erzurum España Estados Unidos Estambul Eurovisión F1 Fethiye FMI Francia fútbol G-20 Gálata Gallipoli GANETU gatos genocidio gitanos Göbeklitepe golpe de estado Grecia Haití Hakkari Hamam Hasankeyf Holanda hoteles Hrant Dink huelga iglesia incendio Internet Irak Irán Islam Israel İstiklal Italia İzmir İznik Japón Jennifer López Joan Clos judíos Karabaj Kayseri kebap kurdos laicismo laz Libia Madrid maNga Mar Negro Mardin Mármara Mavi Marmara Media Luna Roja Turca medioambiente Mersin Mevlana mezquita mujeres museos música Nemrut Dağı Nevruz nuclear Nueva York Obama Occidente ONU Orhan Pamuk Oriente Medio OTAN otomanos Papa parlamento partidos políticos periodismo PKK Polonia Quíos Ramadán récord Reino Unido religión Rize Roma Rusia San Nicolás Şanlıurfa Santa Sofía simit sindicatos Siria Sivas Somalia Suecia sufismo Tarkan televisión terremoto terrorismo Trabzon Tribunal Constitucional TRT Túnez turcos turismo Turkish Airlines UAM UNESCO Unión Europea Van velo visado YouTube Zapatero Zonguldak