ÚLTIMOS ARTÍCULOS

martes, 26 de junio de 2007

Las mujeres otomanas - en medio de las reformas


GÜL DEMİR y NIKI GAMM - ISTANBUL (artículo publicado el 23 de junio de 2007 en el diario Turkish Daily News, traducido del inglés original)

El año 1839 marcó un significativo punto de inflexión para el Imperio Otomano y para aquellos que estaban ansiosos por que se implementaran reformas; fue llamado el Período de las Tanzimat (Reformas)... Después vino la Guerra de la Independencia de 1922. El país estaba a todos los efectos en bancarrota... Poco a poco la economía tuvo que ser reconstruida, por lo que se fomentó tanto a los hombres como a las mujeres capaces e ilustrados para que trabajasen y asumiesen puestos de responsabilidad.

Las sociedades no cambian rápidamente. Hace sólo un siglo la gente no tenía televisiones e internet. Las comunicaciones eran muy lentas y la influencia de nuevas culturas e ideas llevaba mucho tiempo para que enraizasen. Mientras la mayoría de las mujeres del Imperio Otomano continuaban con sus vidas, había una atmósfera de cambios para las mujeres de las clases altas y para aquellas mujeres con hombres cultos en sus familias.

De acuerdo a algunas fuentes, antes de 1839 era posible para las mujeres ir a la escuela hasta que cumplían 9 o 10 años. Estas escuelas sólo enseñaban el Corán y formación religiosa. Algunas mujeres mayores podrían haberse convertido en profesoras en los barrios donde vivían utilizando sus propias casas o posiblemente una mezquita como escuela. Aquellos que se oponían a que las mujeres desempeñasen esta función a menudo estaban contra ellas sin cuestionarselo. Las mujeres de las clases altas podían y tenían que ser tuteladas en privado.

Las Tanzimat - un punto de inflexión para las mujeres otomanas

El año 1839 marcó un significativo punto de inflexión para el Imperio Otomano y para aquellos que estaban ansiosos por que se implementaran reformas. Fue llamado el Período de las Tanzimat (Reformas). Dos sultanes reformistas, Mahmud II y Abdulmecid, comenzaron a instituir una serie de medidas con el objetivo de dar marcha atrás a lo que se percibía como el declive del Imperio.

Fueron apoyadas por cuatro de los principales intelectuales de la época: Ali Pasha, Fuad Pasha, Ahmet Cevdet Pasha y Midhat Pasha. Todos estos hombres habían sido educados en Europa, y trajeron de allí ideas y propuestas basadas en contextos europeos. Fue precisamente la relación con esos orígenes lo que hizo a las nuevas ideas y propuestas tan problemáticas para muchos otomanos.

El Imperio Otomano alcanzó su apogeo en el siglo XVI, y durante los siguientes doscientos años o más, fue capaz de mantener su posición dominante en todo el Mediterráneo. Incluso aunque los otomanos perdieron algunas batallas y territorios, el imperio fue capaz de seguir repeliendo a sus enemigos hasta los comienzos del siglo XIX. Algo tenía que hacerse.

El primer paso se llevó a cabo en 1839 con la Proclamación de Gülhane, el lugar donde fue promulgado el decreto. El Sultán Abdulmecid anunció el 3 de noviembre de ese año una serie de reformas que tenían como objetivo garantizar los derechos de todos los miembros del Imperio Otomano a la vez que reestructurar el sistema de impuestos.

No se mencionaba específicamente a las mujeres en estas "reformas", aunque afectan a sus vidas. Se hicieron esfuerzos para reformar el ejército, desde el reclutamiento universal hasta nuevos uniformes, a la vez que se hicieron cambios en educación, leyes e instituciones.
Un segundo edicto imperial fue lanzado en 1856 reafirmando el de 1839, incluyendo la verdadera igualdad entre todos los grupos étnicos de Turquía y de nuevo intentando eliminar los fraudes en la recaudación de impuestos.
El establecimiento de una educación secular junto con el anterior sistema de educación religioso, ofreció a las mujeres más oportunidades que antes. Pudieron entonces estudiar para ser profesoras o enfermeras. Sin embargo, fue la introducción del reclutamiento universal y las pérdidas de hombres en las continuas guerras del siglo XIX y principios del XX lo que abrió las puertas para que las mujeres se convirtiesen en funcionarias civiles, abogadas y doctoras, e incluso para que entrasen en el mundo de los negocios. En conjunto, el avance de las mujeres fue debido al estímulo y el entendimiento de los hombres con influencia más emprendedores y audaces de la época.

Esta progresiva liberalización de las mujeres turcas respecto de sus funciones anteriores tuvo su continuidad durante el período de los Jóvenes Turcos, donde se las liberó de la necesidad de tener que llevar prendas que cubriesen todo su cuerpo y la mayoría de su cara cuando saliesen de casa, aunque por supuesto mientras siguieran vistiéndose prudentemente.
En los comienzos del siglo XX, las mujeres y las jóvenes constituían un considerable número de trabajadoras en diversos tipos de fábricas tales como de cigarrillos, cerillas, y en fábricas dedicadas a la confección de uniformes para las fuerzas armadas.

En lo que se refiere a escritoras, sólo una destacó realmente durante el siglo XIX y fue la poetisa Nigar Hanım. Conocemos dos poetisas otomanas anteriores, y algunos de sus trabajos han llegado hasta nosotros. Debieron de ser muchas más, aunque probablemente su trabajo no tuvo difusión pública. Por desgracia, existía la costumbre de deshacerse de las pertenencias personales tras la muerte de una persona, y eso incluía las cartas y los escritos. La autobiografía aún no era considerada una modalidad literaria que mereciese la pena desarrollar.

Irónicamente, en un artículo bastante extenso escrito por un catedrático turco y publicado en 2002, podemos encontrar fotos de dos escritoras y se menciona a tres en una lista de otros escritores, que incluía también varones.

Apariciones públicas

La primera oportunidad que las mujeres turcas tuvieron de hablar públicamente, fuera de las aulas, fue con el movimiento del Hogar Turco. Se trataba de "clubs" fundados en 1912 con el objetivo de promover la educación y elevar el nivel económico de los turcos. Posteriormente las mujeres se involucraron en la organización de manifestaciones contra la ocupación de Istanbul por parte de las tropas aliadas al final de la I Guerra Mundial. Mujeres destacadas como Halide Edip Adıvar, Nakiye Elgün y Münevver Saime hablaron en estas concentracciones para despertar los sentimientos patrióticos de la nación.

Lo que observamos al comienzo de este período, que comienza con la declaración del Decreto de las Tanzimat (1839), es que el status de las mujeres no cambió al principio de manera significativa, pero sin embargo sí lo había hecho de manera significativa para cuando se fundó la República turca en 1923.

Si permitir a las mujeres actuar en un escenario en obras de teatro es algo a tener en cuenta, diremos entonces que las mujeres pertenecientes a las minorías étnicas fueron las primeras en ser admitidas. La primera mujer de la que se tiene conocimiento que haya estado en un escenario público en Turquía era miembro de una de las minorías étnicas del país.

Halide Edip Adıvar (1884-1964) es uno de los mejores ejemplos de lo que una mujer moderna podía llegar a conseguir, de traductora a llegar a servir en el ejército; de escribir libros a huir al exilio; y de ser la directora del departamento de filología inglesa de la Universidad de Istanbul a llegar a convertirse en una miembro del Parlamento.

Tras la Guerra de la Independencia
El Código Civil Turco, adoptado en 1926, hizo mucho para mejorar el status social de las mujeres al abolir la poligamia y reconocer el derecho al divorcio a ambas partes, y a la igualdad de derechos de herencia.

En 1930 se permitió a las mujeres votar y ser elegidas en las elecciones municipales. No se les dió el derecho a votar en las elecciones parlamentarias y a ser elegidas para el Parlamento hasta 1934. Diecisiete mujeres fueron elegidas al año siguiente. Hay quien especula con que Atatürk pensó en este sufragio en dos fases. Es muy probable que sintiera que no podría intentar aprobar la legislación en el Parlamento sobre los dos ámbitos al mismo tiempo, y que le sería más fácil aprobar la legislación para el ámbito parlamentario una vez el país hubiese aceptado a las mujeres en política a nivel local.

Lo que parece claro es que Atatürk veía a las mujeres como parte de la mitad de una democracia, y que sólo su plena igualdad conseguiría este propósito. Fue conocido por "adoptar" jóvenes turcas y seguir su educacion y progresos. Una de ellas fue la primera mujer turca que pilotó un avión - Sabiha Gökçen.

Sin embargo, en lo que se refería al velo, la legislación aprobada estaba en contra del uso del fez por parte de los hombres, pero no se llegaron a promulgar leyes prohibiendo el velo.

Las mujeres turcas eran ahora libres en el sentido legislativo, más libres que la mayoría de sus homólogas occidentales, pero aún estaban limitadas por la visión que tenía la sociedad sobre ellas y por sus normas. Era mucho más probable que las familias animasen a sus hijas a conseguir una buena educación y convertirse en profesionales si no tenían hijos.

Otro factor que trabajó a favor de la educación de la mujer y de su inclusión como fuerza laboral fue la situación económica que siguió a la Guerra de la Independencia de 1922. El país estaba a todos los efectos en bancarrota sin prácticamente capital para hacer cualquier cosa. La economía tuvo que ser reconstruida, por lo que se fomentó tanto a los hombres como a las mujeres capaces e ilustrados para que trabajasen y asumiesen puestos de responsabilidad. Eso cambiaría más tarde, con una población creciente y un menguante mercado de trabajo - que como una podría esperar, fueron las mujeres las primeras en abandonar.

No hay comentarios:

Etiquetas

Abdullah Gül accidente Adana Afganistán Ağrı Ahmet Davutoğlu Akın Özçer AKP Alemania alevismo Ali Ağca Alianza de Civilizaciones Anatolia Ankara Antakya Antalya Ararat Armenia arqueología Aşk-ı Memnu Atatürk Barcelona Bizancio blog Bodrum Bósforo Bosnia Brasil Bursa Çanakkale Capadocia Chile Chipre CHP cine circasianos clima cocina turca Constitución cristianos cultura David Cameron Davos Demre Deniz Baykal deportes Diyarbakır economía Éfeso Egemen Bağış Egipto ejército turco Elazığ elecciones Erdoğan Erzurum España Estados Unidos Estambul Eurovisión F1 Fethiye FMI Francia fútbol G-20 Gálata Gallipoli GANETU gatos genocidio gitanos Göbeklitepe golpe de estado Grecia Haití Hakkari Hamam Hasankeyf Holanda hoteles Hrant Dink huelga iglesia incendio Internet Irak Irán Islam Israel İstiklal Italia İzmir İznik Japón Jennifer López Joan Clos judíos Karabaj Kayseri kebap kurdos laicismo laz Libia Madrid maNga Mar Negro Mardin Mármara Mavi Marmara Media Luna Roja Turca medioambiente Mersin Mevlana mezquita mujeres museos música Nemrut Dağı Nevruz nuclear Nueva York Obama Occidente ONU Orhan Pamuk Oriente Medio OTAN otomanos Papa parlamento partidos políticos periodismo PKK Polonia Quíos Ramadán récord Reino Unido religión Rize Roma Rusia San Nicolás Şanlıurfa Santa Sofía simit sindicatos Siria Sivas Somalia Suecia sufismo Tarkan televisión terremoto terrorismo Trabzon Tribunal Constitucional TRT Túnez turcos turismo Turkish Airlines UAM UNESCO Unión Europea Van velo visado YouTube Zapatero Zonguldak