BUSCADOR

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

viernes, 23 de julio de 2010

10 lugares arqueológicos a visitar en Turquía


Cuna de numerosas civilizaciones, colonizada en la antigüedad por griegos y romanos, Turquía ofrece como pocos lugares en el mundo un impresionante elenco de lugares con restos arqueológicos para el disfrute, desde el simple turista hasta el más apasionado amante de la Historia. Algunos son bien conocidos, otros pasan desapercibidos salvo para los especialistas; pero, ¿cuáles son esos sitios llenos de historia antigua que no deberíamos dejar de visitar en Turquía si tenemos la oportunidad de hacerlo? He aquí diez lugares donde el visitante quedará maravillado tanto por las ruinas que atesora como por la belleza de sus alrededores.


Ninguna lista sobre los tesoros arqueológicos de Turquía podría comenzar por ningún otro lugar que no fuera Éfeso. Situado a las afueras de la actual ciudad de Selçuk, Éfeso fue en tiempos la capital de la provincia romana de Asia Menor, y llegó a ser una de las ciudades más grandes del mundo antiguo con 250.000 habitantes que recorrían sus calles.

En ningún otro lugar en Turquía -y en no muchos en el mundo- puede uno experimentar mejor la sensación de lo que debería haber sido vivir hace 1.800 años; al igual que en otras ciudades antiguas como Pompeya (Italia), existe además la posibilidad de visitar por dentro algunas de las casas (Yamaç Evleri) donde vivían los habitantes de la antigua Éfeso, contemplar las estancias pintadas y decoradas con estupendos frescos, y empaparse aún más de la sensación de estar viviendo en otra época. Es difícil enumerar las maravillas de Éfeso, pero podemos citar sin duda la Biblioteca de Celso, el gran teatro (con capacidad para 25.000 personas), el Templo de Adriano, o el Ágora.

Uno de los problemas que tiene Éfeso, es precisamente que debido a su popularidad suele estar lleno de turistas en casi cualquier época del año que vayamos. No es ese el caso de otro lugar que alberga ruinas igualmente impresionantes, Afrodisias, que gracias a su situación en el interior (al oeste de Denizli), alejada de la costa y por tanto de los cruceros que hacen escala para visitar Éfeso, resulta menos conveniente para los grupos de turistas. En Afrodisias uno puede sentarse y contemplar en silencio los restos de lo que fue un día la capital de la provincia romana de Caria.

La población de Afrodisias probablemente nunca superó los 15.000 habitantes; sin embargo, era una ciudad muy popular porque alberga un santuario en honor a Afrodita, la diosa griega del amor de la que tomó su nombre. Destacan sobre todo su estadio, que se encuentra en un excelente estado de conservación y resulta espectacular en primavera lleno de amapolas, o las ruinas del Templo de Afrodita; merece también la pena visitar el museo, que contiene restos arqueológicos y sobre todo algunas de las estatuas de mármol que tan merecida fama dieron a Afrodisias durante la época griega y romana.

Muchas de las personas que visitan en la actualidad las bonitas terrazas blancas de caliza y travertino de Pamukkale, formadas a lo largo de miles de años gracias a las afloraciones de aguas termales, se llevan una pequeña desilusión al enterarse de que ya no está permitido bañarse en el lugar, incluído en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una buena forma de superar ese pequeño chasco se encuentra justo encima de las terrazas de Pamukkale, en las ruinas de la antigua y esplendorosa ciudad de Hierápolis.

Aquí puede uno recorrer los restos de la que fue una importante ciudad romana que albergó unos famosos baños termales, cuyas aguas son las mismas que crearon las espectaculares estructuras de Pamukkale. Existe incluso una fuente llamada el Plutonium, situada junto al Templo de Apolo y que era considerada la entrada al infierno por los romanos, que aún hoy día emite vapores venenosos; también encontraremos estructuras similares a las de Pamukkale en la necrópolis de la ciudad. Otros lugares que debemos visitar en Hierápolis son su gran ágora (una de las más grandes del mundo antiguo), su espectacular teatro, la llamada "piscina sagrada", donde uno puede bañarse en aguas termales rodeado de ruinas (¡todo un lujo!), o el monumento del siglo V erigido en el lugar donde se cree que ocurrió el martirio de San Felipe, uno de los doce apóstoles de Jesús.

Las ruinas de la antigua Pérgamo, famosa en la antigüedad por sus hospitales y sus pergaminos, descansan a los lados de la moderna ciudad turca de Bergama, situada al norte de İzmir, en la costa del Egeo. Al norte se erigen orgullosas los restos de lo que fue la Acrópolis de la ciudad, aunque su parte superior se encuentra en el Museo de Pérgamo de Berlín; pero sin duda la obra que más destaca es el gran teatro de Pérgamo, situado a los pies de la Acrópolis; con capacidad para 10.000 espectadores, fue construido en un corte lateral de la colina con tal inclinación que resulta imposible no sentir vértigo contemplando la escena desde lo alto. Desde esta posición privilegiada tendremos unas bellas vistas de Bergama y sus alrededores.

Si tenemos ganas de caminar, bajando desde la Acrópolis unos tres kilómetros hacia el sur encontraremos las ruinas del Asclepion, el antiguo santuario de Asclepis donde solía reunirse el famoso médico romano Galeno. Por el camino podemos pararnos también en las ruinas de la llamada "Basílica Roja" ("Kızıl Avlu"), un templo dedicado a varias deidades egipcias que luego fue transformado en una iglesia por los bizantinos, de aspecto impresionante por su tamaño a la vez que inquietante.

Situados al sur de Kuşadası, estas tres maravillas del mundo antiguo pueden ser fácilmente visitadas en el mismo día. Cada una de estas tres antiguas ciudades tiene algo especial que ofrecer: las espectaculares vistas que Priene ofrece sobre la rivera del río Menderes, el enorme teatro de Mileto con un impresionante estado de conservación, o las ruinas del que fue en su día el segundo mayor templo en el mundo (dedicado a Apolo) que podemos encontrar en Dídima.

En Priene, además de las bellas vistas que nos ofrece su ubicación en una colina, podremos visitar las ruinas del antiguo templo de Atenea, que fundado por el mismísimo Alejandro Magno. Por su parte Mileto además de las ruinas de la ciudad (que antiguamente estaban situadas sobre una península) también nos ofrece la oportunidad de visitar la mezquita de İlyas Bey (İlyas Bey Cami), construída en 1404 antes de que los turcos tomaran Constantinopla, y actualmente abandonada.

A menudo los turistas que se acercan a Patara lo hacen buscando la hermosa playa de blanca arena de 18 kilómetros de largo, y se van del lugar sin saber que justo detrás de ellos, más allá de las dunas que a veces forma la arena, se alzan los restos de la fue la antigua ciudad de Patara, lugar de nacimiento de San Nicolás (origen de la leyenda de Santa Claus). La ciudad ha sido recientemente restaurada, y resulta interesante visitar su teatro, recorrer su calle principal, o descubrir en los alrededores algunos sarcófagos licios o los restos de un templo dedicado a Atenea, por ejemplo. No obstante lo mejor que puede ofrecer Patara al visitante es una romántica puesta de sol contemplada desde sus ruinas.

La mayoría de los sitios mencionados hasta ahora reciben un montón de turistas, especialmente durante el verano; sin embargo Arykanda, una de las ciudades más antiguas de Licia, se encuentra en un lugar tan apartado que sus bellezas permanecen prácticamente ignoradas. Entre ellas destacan sus baños, una basílica, y el odeón construído en el siglo II d.C.; pero por encima de todas ellas sobresale su majestuoso teatro, desde el que pueden contemplarse unas vistas sin parangón. Justo encima del teatro se encuentra un estadio que tiene la particularidad de tener gradas en sólo un lado, de forma que los espectadores podían disfrutar de la vista que ofrece su magnífica ubicación.

De regreso hacia el Sur, hacia la localidad costera de Finike, podemos pararnos también en Limyra, otra ciudad de Licia, donde aparte de su teatro y su necrópolis podremos contemplar la bucólica imagen de las ruinas de un templo bañadas por las aguas de una fuente que surge de la montaña.

Decíamos al principio que en esta lista incluiríamos lugares no sólo por su valor arqueológico, sino también por la belleza de su entorno. Es este último el caso de Olympos, cuyas ruinas no son las más espectaculares ni las mejor conservadas de Turquía, pero se sitúan junto a una hermosa playa rodeada de un paisaje natural increíble que forma parte del Parque Nacional de Olympos. Si uno asciende además por el Monte Yanartaş, antiguamente conocido como Monte Chimaera, podrá contemplar el curiosísimo fenómeno de las llamas que surgen expontáneamente del subsuelo a través de varios respiraderos, y que los marineros ya utilizaban en la antigüedad para orientarse durante la noche.

Situado al norte de Antalya, Termessos es uno de esos lugares que impresiona simplemente por su ubicación, con su teatro erigido en un lugar que parece tan fascinante como imposible, en la cima de una escarpada montaña. Allí vivían los pisidios, un pueblo que alardeaba de tener guerreros tan fieros que incluso el mismísimo Alejandro Magno decidió no enfrentarse a ellos y pasar de largo en su largo camino de conquista hacia Persia. En Termessos podremos admirar además del propio teatro con sus vistas restos de la necrópolis, los baños, y varios templos, aunque no sin dificultades por la orografía del terreno. En el camino principal que lleva hasta la ciudad podemos contemplar también varias tumbas excavadas en la roca.

Como Termessos, Sagalassos era también un poderoso baluarte de los pisidios, construído también en las laderas escarpadas de una empinada montaña donde los edificios se construían aprovechando la orografía del terreno. Desde los años 90 se han llevado a cabo varios proyectos interesantes de restauración en la ciudad, que fue abandonada definitivamente en el siglo VII de nuestra era tras una serie de desastres naturales. Al igual que ocurría con Arykanda, Sagalassos se encuentra fuera de los principales circuítos turísticos, por lo que resulta ideal para aquellos que desean visitar en solitario las ruinas y sentirse por un momento parte de la historia antigua.



Más información

Web oficial de Turismo de Turquía:
 
 
Pablo Gómez

© 2010 turquialapuertahaciaoriente.com - Todos los derechos reservados

Etiquetas

Abdullah Gül accidente Adana Afganistán Ahmet Davutoğlu Akın Özçer AKP Alemania alevismo Ali Ağca Alianza de Civilizaciones Anatolia Ankara Antakya Antalya Ararat Armenia arqueología Atatürk Ağrı Aşk-ı Memnu Barcelona Bizancio blog Bodrum Bosnia Brasil Bursa Bósforo Capadocia Chile Chipre CHP cine circasianos clima cocina turca Constitución cristianos cultura David Cameron Davos Demre Deniz Baykal deportes Diyarbakır economía Egemen Bağış Egipto ejército turco Elazığ elecciones Erdoğan Erzurum España Estados Unidos Estambul Eurovisión F1 Fethiye FMI Francia fútbol G-20 Gallipoli GANETU gatos genocidio gitanos golpe de estado Grecia Gálata Göbeklitepe Haití Hakkari Hamam Hasankeyf Holanda hoteles Hrant Dink huelga iglesia incendio Internet Irak Irán Islam Israel İstiklal Italia İzmir İznik Japón Jennifer López Joan Clos judíos Karabaj Kayseri kebap kurdos laicismo laz Libia Madrid maNga Mar Negro Mardin Mavi Marmara Media Luna Roja Turca medioambiente Mersin Mevlana mezquita mujeres museos Mármara música Nemrut Dağı Nevruz nuclear Nueva York Obama Occidente ONU Orhan Pamuk Oriente Medio OTAN otomanos Papa parlamento partidos políticos periodismo PKK Polonia Quíos Ramadán Reino Unido religión Rize Roma Rusia récord San Nicolás Santa Sofía simit sindicatos Siria Sivas Somalia Suecia sufismo Tarkan televisión terremoto terrorismo Trabzon Tribunal Constitucional TRT turcos turismo Turkish Airlines Túnez UAM UNESCO Unión Europea Van velo visado YouTube Zapatero Zonguldak Çanakkale Éfeso Şanlıurfa